Cómo prepararse para un parto natural

Preparacion parto barcelona

 

¿Te gustaría dar a luz de la manera más natural posible? No podrás controlar el parto en sí, pero si que puedes preparar todo para estar tranquila y confiada, y para tener el mejor entorno posible para la llegada de tu bebé. Si prefieres no dar por hecha la epidural y te gustaría conectar con la sabiduría innata de tu cuerpo, es imprescindible reflexionar sobre estas cuatro preguntas: ¿Dónde voy a dar a luz? ¿Cómo será mi entorno? ¿Quién estará a mi lado? y ¿Cómo me puedo preparar?

1. ¿Dónde voy a dar a luz?

El primer paso es elegir bien el hospital o clínica donde darás a luz. Habla con tu ginecóloga/o para asegurar que ellos entienden el parto natural como tú lo entiendes. Para algunas personas es simplemente la ausencia de epidural. Para muchas otras un parto natural tiene que implicar una libertad total para que la madre siga su propio instinto de parto. ¿Cómo lo ven ellos? ¿Su visión coincide con la tuya? ¿Tienen mucha experiencia en acompañar a mujeres que buscan dar a luz de manera más natural? Ten en cuenta que en España se utiliza el epidural en un 70% de partos. Asegúrate que en este hospital o clínica tienen un protocolo para el parto natural. Es importante que sepan crear las condiciones necesarias y cómo apoyar a una mujer en la ausencia de analgésicos. 

Preguntas para hacer al momento de elegir tu hospital o clínica.

  • ¿Tendré total libertad de movimiento?
  • ¿Tendrán paciencia si el parto es lento?
  • ¿Entenderán mis necesidades en cuanto al entorno y acompañamiento?
  • ¿Tienen experiencia en partos sin analgésicos?
  • ¿Tienen un protocolo especial para el parto natural?
  • ¿Tienen facilidades especiales para el parto natural, cómo bañera, pelotas de pilates, sillas de parto etc.

2. ¿Cómo será mi entorno?

El parto es impulsado por la secreción de un cocktail de hormonas, entre ellas la más importante es la oxitocina. Para entender el parto es imprescindible entender esta hormona, denominada la ‘hormona del amor’ y también la ‘hormona tímida’. Es la hormona clave en un serie de acontecimientos fisiológicos, como es el parto, la lactancia y también el sexo. Para segregar oxitocina la mujer necesita sentirse segura, no observada y no criticada. Es mejor que las luces estén tenues y las voces bajas. Por lo tanto, el entorno es muy importante en el momento de decidir dónde vas a parir. El ir y venir de personas desconocidas, las luces fuertes y la falta de intimidad pueden tener efectos muy negativos sobre nuestra habilidad de dejar fluir esta hormona.

3. ¿Quién estará a mi lado?

En un parto natural el acompañamiento empático y cariñoso es imprescindible. La mujer requiere del apoyo emocional de personas que creen en ella. Imagina lo difícil que puede ser dar a luz con personas escépticas sobre nuestras capacidades de dar a luz o que nos hablan en un tono impaciente o brusco. Este se aplica también a la pareja. En un parto natural la pareja tiene que asumir su papel de dar apoyo y fuerza a la mujer cuando la necesita y de mostrar su fe en ella. Si crees que tu pareja está nervioso, habla con él, y ayúdale a entender el papel importante que tiene. Lo mejor es que te acompañe a las clases de preparación al parto (mucho mejor que estas estén enfocadas en el parto natural). Como tú necesitas creer en ti misma y dejar los miedos de lado, él también.

Es importante saber también si puedes conocer de antemano a las comadronas que te podrían acompañar. Seguramente no es posible saber quién estará de turno ese día, pero probablemente puedes conocer algunas personas del equipo y asegurar que te sientes a gusto con ellas.

4. ¿Cómo me puedo preparar?

El parto natural no es un reto para superar. Si lo miramos así es muy posible que lo acabamos convirtiendo en el enemigo adentro. Las preocupaciones y el miedo son los verdaderos enemigos del parto. Causan tensión en el cuerpo y nos llenan de adrenalina. La adrenalina y la oxitocina no se pueden producir al mismo tiempo, y el parto se convierte en doloroso y lento. Es mucho mejor ver el parto como un proceso fisiológico de nuestro cuerpo que nosotras vamos a dejar fluir sin resistencia. La mejor preparación es entender bien el proceso de parto, y aprender a relajar el cuerpo. La inmensa mayoría de mujeres son más que capaces de dar a luz sin intervención. Llénate de historias positivas y gana confianza en tus propias capacidades como mujer. El yoga, la respiración y la meditación son todas formas excelentes de conectar con el cuerpo y relajar la mente. 

Hipnoparto te ayuda a preparar tu mente y cuerpo para un parto natural. Aprende más aquí